Esperaban a dos pero llegaron #Trillizas en #Xalapa @escribista


Livia Díaz/

Xalapa.- Cuando llegó de Xoxotepec, Zongolica, para una vida mejor hace siete años, Leticia no pensó en que iba a formar una familia de ocho.

Con su esposo Pedro han formado un hogar modesto y de muchos sacrificios, con cinco bebés de ellos y uno de ella y uno de él, los que tienen a su lado, son, una de 20 meses y otro de 36, y hace poco recibieron la noticia de que tendrían gemelos en noviembre, pero la tercera nunca salía en los ultrasonidos, el parto se adelantó unas semanas.

Todo comenzó el domingo 22 de octubre cuando la señora Tepoxtle de Herrera comenzó a sentirse mal, con algunos dolores pero “raros” no como los de partos anteriores. Fueron al Centro de Especialidades Médicas (CEM) un hospital de Sector Salud, de segundo nivel, ubicado en esta ciudad en donde le llevaban el control prenatal.

El parto “fue rápido”. A las 21.25 horas comenzaron los nacimientos, con diferencia de un minuto, recibieron a las primeras dos, y a la tercera, como se supone, sería la placenta, le dijeron “no puje”, pero le dolía, y la médica Isabel X advirtió que “venía otra.”

Así lo narró la feliz madre en una visita a su hogar.

Las tres mellizas nacieron pesando 1.800, 1.900 y 2.000 kilogramos, se encuentran en perfecto estado de salud y con su mamá, fueron dadas de alta, como se acostumbra, en las siguientes horas al advertir que comían y obraban bien.

Les espera la siguiente semana el Tamiz Neonatal, el Registro y otras actividades para su debut en sociedad, por lo pronto, la familia ha iniciado la búsqueda de ayudas para vestirlas y alimentarlas, y a sus otros bebé.

Radican en una colonia popular, su forma de vida es modesta, y debido a la multitud, han tenido que dejar de trabajar para darse abasto en los cuidados.

Son jóvenes que no llegan a los 40 años y tienen para su sustento un carro de alquiler que alquilan.

El Patronato de la Beneficencia Pública del Estado de Veracruz, les donó algo de ropa para las niñas, también una reportera que tuvo mellizas y una empleada de una tienda de ropa que tiene una niña, les regalaron otro poco.

Cáritas ya ha preguntado “¿qué necesitan?”.

Leticia nos contó que cuando vió que eran tres se puso a llorar, y que se preguntó toda la noche “¿ahora qué haremos? ¿cómo vamos a sobrevivir?”

Estando en su modesta vivienda de tres cuartos, que rentan, llegaron otras visitas, las que venían con otros regalos para las niñas.

¿Qué necesitan? -Se les preguntó, entre todos, a los padres de las trillizas

“Pañales, leche, ropita”. -Es la respuesta.

 

 

 

Anuncios