DOS GOBERNANTES Y DOS BANCOS @rpascoep

En El Filo 12 octubre 2018

Bancos centrales y gobiernos en conflicto

Ricardo Pascoe Pierce

La Federal Reserve Bank estadounidense está bajo ataque. El Banco de México también. ¿Cuáles son las circunstancias que han derivado en este abierto y público conflicto entre los gobiernos nacionales de los dos países y sus bancos centrales? Existen ciertas circunstancias en común entre ambas naciones que hacen que ambos gobiernos consideren que sus respectivos bancos centrales son fuerzas regulatorias que se oponen a sus proyectos de gobierno.

La función de los bancos centrales es decidir sobre las políticas monetarias de los países, emitir dinero y controlar las reservas internacionales, regular el flujo de la masa monetaria circulante en la economía y modular la inflación con ajustes a las tasas de interés, principalmente. Los bancos centrales sirven para atemperar el gasto público de los gobiernos y reducir las posibilidades de crisis económicas cíclicas. Por estas razones, los bancos centrales deben ser estrictamente autónomos e independientes de los gobiernos, a fin de poder tomar decisiones que pueden gustarle, o no, al gobernante en turno.

El Presidente Trump había expresado su disgusto con la decisión de la Fed (el nombre popular de la Federal Reserve Bank) de incrementar las tasas de interés en su país. El aumento vino después de que Trump logró que el Congreso aprobara una reducción de impuestos, especialmente a las empresas norteamericanas, del 35% al 22%. Sin embargo, al mismo tiempo disparó el gasto público creando un escenario de un déficit en el gasto publico trillonario. Es decir, redujo los ingresos fiscales y aumentó el gasto. Así es como manejó a sus empresas particulares, que rutinariamente caían en bancarrota.

Ante ese escenario, junto con amenazas de recesión económica debido a las guerras comerciales declaradas por Trump, la Fed tomó la decisión de incrementar la tasa de interés con el objetivo de frenar un posible ciclo inflacionario ante la presencia de una masa de dinero que atizaba el gasto suntuario, no productivo, junto con el desequilibrio de las finanzas públicas.

Trump dice que la Fed está “loca y equivocada”, y que su control sobre la economía daña el programa de gasto federal y a la economía nacional en general. No le gustó el frenón que le impuso la Fed. Incluso culpa la caída reciente de la Bolsa de Valores a las decisiones de la Fed, aunque la mayoría de analistas la atribuyen la caída a la guerra comercial de Estados Unidos contra China. Implícitamente amenazó con despedir al Presidente de la Fed, aunque no esté facultado legalmente para ello.

En México el Presidente-electo ha recibido información financiera y presupuestal de la SHCP que le marca los límites de gasto posibles para su gobierno. Como ha estado prometiendo gastos cuantiosos en obras y programas sociales aún sin asumir el gobierno, ahora no puede explicar que su equipo económico le había informado erróneamente acerca de la situación presupuestal real del gobierno. Al enterarse de la verdadera situación, declaró que el país estaba en bancarrota, a pesar de haber dicho lo contrario una semana antes. Acto seguido dijo que si su programa de gobierno no función, el culpable será Banxico, y no él.

Según comentarios de quienes siguen estos temas, en Gobernador de Banxico dijo que prefería renunciar antes que ceder a las presiones políticas del nuevo gobierno, permitiendo gasto irresponsable.

Dos gobernantes y dos bancos centrales independientes en conflicto.

ricardopascoe

@rpascoep